Dormir con temperatura baja o aire acondicionado es beneficioso para la salud. ¡COMPARTE!

Add to Flipboard Magazine.

Según algunos estudios han demostrado que dormir en un entorno fresco es beneficioso para nuestra salud en muchos aspectos… A Continuación te mostraremos estos beneficios.

Encendia-el-aire-cada-noche-01
Te ayuda a relajarte

Cuando nos dormimos, nuestra temperatura interna baja un poco para poder conseguir un sueño más profundo.

Si dormimos en una habitación fresca ayudaremos a nuestro cuerpo a que consiga la temperatura ideal más fácilmente, por lo que conciliaremos el sueño más rápido.

Mejora tu salud física y mental

Conseguir conciliar el sueño en un entorno fresco puede parecer una tontería pero es algo que ayuda tanto a la salud física como mental en niños, adolescentes y adultos.

Algunos problemas relacionados con la ansiedad, fibromialgia, apnea del sueño, se ven reducidos si dormimos cómodamente en un entorno fresco y ventilado.

Además, el hecho de que necesitemos cubrirnos con una manta o una sábana para poder dormir puede producir un sentimiento de seguridad en los más pequeños.

Te ayuda a perder peso

Puede parecer demasiado bonito para ser cierto, pero así es. Se ha demostrado que dormir en un entorno fresco hace que nuestro metabolismo aumente la quema de calorías.

Mantiene tu cabeza fría

Aunque nos encontremos cubierto por las mantas, nuestro cuerpo podrá mantener una temperatura constante y agradable gracias a que tendremos la cabeza expuesta funcionando como un regulador de temperatura.

Saca la belleza que hay en ti

Dormir bien no solo hará que nos sintamos descansados y felices sino que hará que nos veamos mucho más bellos.

Cuando dormimos profundamente durante un tiempo suficiente, nuestro cuerpo consigue liberar los niveles óptimos de melatonina.

La melatonina mejorará nuestro estado de ánimo además de que nos veremos más jóvenes gracias a su capacidad rejuvenecedora.

CONSEJOS PARA DORMIR ADECUADAMENTE

Mantén una temperatura correcta

Algunos estudios han demostrado que dormir en un lugar fresco (no demasiado frío) hace que la calidad de nuestro sueño aumente.

Se estima que la temperatura óptima para que durmamos es de unos 18ºC.

Deja tus pies al descubierto

Al igual que ocurre con la cabeza, los pies nos ayudan a regular nuestra temperatura corporal. Si alguna vez te sientes acalorado bajo las sábanas, saca tus pies y consigue que tu cuerpo se enfríe poco a poco.

Ten cuidado con las almohadas con memoria

Este tipo de almohadas sintéticas son fenomenales para  conseguir un apoyo perfecto del cuerpo o la cabeza, sin embargo, son propensas a retener la temperatura. Por tanto, pueden ser una opción muy buena durante los meses invernales siendo recomendable cambiar a una almohada tradicional durante los meses de verano.

Dormir sin ropa

Dormir sin ropa significa dormir con menos capas aislantes que hagan que retengamos el calor.

Además, algunas prendas de ropa pueden llegar a incomodarnos mientras dormimos interrumpiendo así nuestro estado de sueño profundo.

Usa un ventilador

Dormir en una habitación con aire acondicionado puede estar bien, aunque siempre será mejor dormir con las ventanas abiertas haciendo que circule el aire por nuestra habitación.

Cuando no disponemos de ventilación cruzada en nuestro dormitorio, una buena opción puede ser ayudarnos de un ventilador pequeño para mejorar la circulación de aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *