Muesli, zumos envasados, yogures y otros alimentos que no son tan sanos como crees…

Add to Flipboard Magazine.

Una cosa es comer mal de forma consciente -todos pecamos algún día- y otra bastante más preocupante es que alimentos supuestamente sanos y que consumimos convencidos de que nos estamos cuidando en realidad no sean tan saludables. Dicho de otro modo, ¿realmente es mejor desayunar un bol de cereales que unos huevos con bacon?

Muesli

Esa es la pregunta que se hacía el protagonista del documental australiano That Sugar Film y que -atención, spoiler– respondía con un contundente no. Da igual lo que diga la OMS sobre el bacon, mucho mejor la opción de huevos y panceta que ese tazón de cereales aparentemente muy sano, aseguraban.

Como cabe suponer por el título, aquí el protagonista y el malo de la película es el azúcar. Muy al estilo Super size me, un actor decide cambiar su dieta y durante un par de meses engullir el equivalente a 40 cucharaditas de azúcar diarias, unos 160 gramos. Pero no añadidas al café o al yogur, sino de las que se incluyen en productos de consumo habitual e incluso etiquetados como saludables, dietéticos o sin azúcar.

That-Sugar-Film_05

Un tazón de cereales contiene casi 9 cucharaditas de azúcar. Un zumo envasado 13, el equivalente a dos chocolatinas (Imágenes de promoción de That Sugar Thing)

That-Sugar-Film_07

Los resultados del experimento para su salud son bastante desastrosos. Algo así como el ya famoso vídeo de aquel que dejó el azúcar durante un mes, pero recorriendo el camino contrario.

Es verdad que en este tipo de documentales siempre se peca de dramatismo, pero nada más acabarlo, revisar nuestra nevera, y echarnos las manos a la cabeza, llamamos a Juan Revenga -nuestro nutricionista de emergencia- para saber si eso de los cereales y el bacon era una exageración o tenía cierto sentido.

Efectivamente, el azúcar está desde hace tiempo en el centro de la polémica, y a su alrededor giran tantos intereses -la industria alimentaria y el poderoso mundo de las bebidas- que resulta un tema de lo más complejo. Algo que Revenga ha explicado en numerosos artículos en su blog.

Pero el problema no es tanto el azucarero como los azúcares añadidos, esos que no tomamos de forma consciente y en los que se centra este documental. ¿Mejor entonces bacon y huevos para empezar el día que unos cereales? Un desayuno rico en grasas tampoco es un alternativa muy inteligente a uno rico en azúcares, aunque hay nutricionistas que han llegado a asegurar que comer un bol de cereales era igual que comerse un bol de azúcar. Cabe suponer que se referían a esos de colores, con chocolate o muy azucarados.

That-Sugar-Film_10

Gran parte del problema reside en los azúcares añadidos. Algunos más evidentes que otros (Imágenes de That Sugar Film)

That-Sugar-Film_06

Pero sí, ese muesli crujiente y tan rico -con frutos secos, algún trozo de chocolate y frutas deshidratadas- posiblemente contiene bastante azúcar y, por tanto, está lejos de ser tan sano como nos los venden y nos creemos.

Lo mejor, como siempre, mirar la etiquetas para saber lo que estamos comiendo. Pero hay algunos alimentos en los que, precisamente el exceso de azúcar, hace que haya que cuestionar esa aureola de ‘sanos’ que normalmente les rodea. ¿Ejemplos? Unos cuantos que protagonizan diversas listas que circulan desde hace tiempo por la red.

Los zumos es uno de los casos más evidentes. Todo el mundo sabe que los refrescos no son saludables, pero los zumos embotellados -y normalmente atiborrados de azúcar y edulcorantes más allá de los que la propia fruta puede contener- gozan de cierta inmunidad. Y lo mismo puede decirse de los batidos verdes o smoothies que se compran hechos, por muy de moda que estén y detox que prometan ser.

El yogur de sabores, otro falso amigo de las dietas saludables. Con una proporción de 28 gramos de azúcar y 5 gramos de proteínas, no parece una buena idea, aseguran los nutricionistas consultados por Thrillist para enumerar todos esos alimentos que no son tan saludables como pensamos.

That-Sugar-Film_03
Yogures de sabores y zumos, dos alimentos que se perciben como sanos pero no lo son tanto (Imágenes de That Sugar Film)

That-Sugar-Film_04

Una lista en la que -atención- también figuran los cada vez más populares productos sin gluten. No porque sean malos, sino porque no son más sanos para las personas que no tengan intolerancia al gluten, y porque en algunos casos se les añade un extra de azúcar para mejorar su sabor.

El pan etiquetado como integral pero que en realidad no contiene harinas integrales o sólo en una proporción mínima es otro ejemplo. Otra mala idea que todavía persiste en muchas casas, aunque aquí el azúcar no tiene culpa de nada. Igual que creer que la margarina es más sana que la mantequilla.

Las barritas energéticas o de cereales, las bebidas para deportistas -sobre todo si las bebes sin haber hecho el ejercicio físico del que se supone tienes que recuperarte-, los refrescos “sin azúcar” (pero con edulcorantes artificiales)…

No se trata, ni mucho menos, de alentar la paranoia sobre aditivos o ingredientes que empiezan por E. Esto va del azúcar añadido y de todos esos alimentos que el marketing ha conseguido colar como saludables cuando en realidad están lejos de serlo.

Fuente: http://blogs.20minutos.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *