Los temibles efectos de la Oruga procesionaria.

Add to Flipboard Magazine.

Las orugas de la procesionaria están haciendo de las suyas este año en Málaga. No hay día que no recibamos una queja/denuncia en SUR por las molestias ocasionadas por esta plaga. Parque Clavero, Cerrado de Calderón y otras zonas de la ciudad donde existen pinares son propensas a la aparición de estas temidas orugas. En la calle Matagallo, 16, de Cerrado Calderón, las orugas penetraron en el jardín de una vivienda y llegaron a la ropa tendida de una familia que no se percató de su presencia hasta que uno de sus hijos, de tres años, se puso una camiseta. «Mi hijo empezó a gritar: ¡Me pica!, ¡me pica!, ¡me pica!, se quitó la camiseta, se revolcó en el suelo como si le hubieran echado ácido y entonces lo llevamos rápido a Urgencias», relata Diana Jiménez todavía con el temor y la preocupación en el cuerpo por una situación que asegura se viene repitiendo todos los años en la misma zona.

procesionaria-U10635968038xAD-U212824017379veG-575x323@Diario Sur-DiarioSur

Según manifiesta, «en época de procesionarias no podemos salir a jardines o terrazas, no podemos tender ropa fuera, tenemos que trasladar a nuestras mascotas por peligro de muerte. Sinceramente, pienso que el Ayuntamiento no es consciente del peligro que suponen para la salud». Y es que se muestra indignada porque asegura que desde finales de febrero pasado ha venido dando aviso al Ayuntamiento de la presencia de las orugas en la zona sin que hasta la fecha hayan acudido. «Me dijeron que ya se había fumigado en nuestra zona, pero que como los pinos que colindan con nuestra comunidad no están accesibles, es decir a pie de calle, pues que no se fumigan… Con lo fácil que es acceder a esa parte por nuestra zona común de la piscina, que comunica con toda la zona de bosque trasera de nuestras casas. Yo misma les puedo abrir el acceso en caso de ser necesario y cualquiera de mis vecinos estaría dispuesto también con tal de solucionar este problema», señala. «Es indignante que tengamos que estar padeciendo los efectos de las procesionarias año tras año sin que hagan nada al respecto. El Ayuntamiento no se hace responsable de los pinos públicos de sus bosques, y es más, pretenden que nosotros nos hagamos cargo a nivel privado de estas tareas teniendo que contratar cada año a empresas que fumiguen», señala.

Un vecino de la calle Héroe de Sostoa se queja por la desaparición de unas zonas arboladas y por la dejadez que observa en aquel entorno. Luis Francisco Molina cita en concreto los árboles de la calle Héroe de Sostoa comprendidos entre los número 10 y 16, de los que dice «están muy dejados» y «dan muy mala impresión». Asegura que algunos de esos ejemplares están enfermos o se están secando, y afirma que no se cuidan y no se sustituyen los dañados.

«En general Málaga ha perdido zonas de árboles como los que había en el entorno de la Catedral o la calle Cuarteles a raíz de las obras del metro, dejando aceras muy anchas con farolas muy modernas y ni un solo árbol, o como mucho unos tristes maceteros sucios y ennegrecidos por la suciedad y los orines».

«Precisamente ciudades como París o Sevilla destacan, entre otras cosas, por sus árboles frondosos y cuidados, haciendo de ello una de sus señas de identidad. No podemos dejar paso al cemento con la excusa de peatonalizar calles. Son necesarios árboles frondosos y cuidados y plantación de más donde se pueda».

Fuente: diariosur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *