Estas son las graves consecuencias de fumar cigarrillos electrónicos.

Add to Flipboard Magazine.

La Escuela de Salud Pública de Harvard ha realizado un estudio sobre los cigarrillos electrónicos que demuestra que, aunque parezca una alternativa «segura» del tabaquismo tradicional, estos son tan perjudiciales como los cigarrillos tradicionales. Y es que la sustancia química aromatizante que llevan, el diacetilo, ha causado varios casos de enfermedades respiratorias severas. La mayoría de estas comparten una condición incurable llamada bronquiolitis obliterante, conocida también como «pulmón de palomitas de maíz». Se trata de una enfermedad respiratoria totalmente irreversible, que causa desgarros en los alveolos pulmonares que, a su vez, provoca una falta de aliento y tos excesiva.

la-bronquiolitis-obliterante-conocida-tambien-como-pulmon-de-palomitas-de-maiz-es-una-enfermedad-respiratoria-totalmente-irreversible

La bronquiolitis obliterante, conocida también como «pulmón de palomitas de maíz» es una enfermedad respiratoria totalmente irreversible.

En el estudio, tomaron como muestra 51 tipos de cigarrillos electrónicos distintos. De ellos, 47 contenían al menos una de las tres toxinas más perjudiciales. Ponen diacetilo en los cigarrillos, para proporcionarles sabor a frutas, a caramelo, a cupcake o incluso a algodón de azúcar. Esto preocupa en gran medida a los autores del estudio, ya que son sabores muy atractivos para los jóvenes y saben que si los compran, podrían empezar a desarrollar poco a poco esa enfermedad.

Esta alternativa al tabaco tradicional tiene más consecuencias negativas además de las relacionadas con la nicotina que poseen, que son las únicas que ve la gente. «Además de contener niveles de nicotina, también contienen otros productos químicos que pueden causar cáncer, como el formaldehído, así como otras sustancias químicas aromatizantes capaces de dañar irreversiblemente nuestros pulmones como muestra el estudio», afirmó David Christiani, coautor del estudio.

Fuente: Espana-diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *