Entre más flojera existe en ti, más inteligente eres dice la ciencia: No te preocupes

Add to Flipboard Magazine.

El ser humano se considera un ser completo cuando realiza ciertas actividades en el día; pero no todos son iguales. Pues existen personas que no cumplen ni una cuarta parte a lo que hacen las personas emprendedoras en un día.

Pero tienes que saber que el hecho de que prefieras el descanso antes que cualquier otra cosa no es del todo malo, o al menos no para lo que la ciencia ha determinado en algunos estudios. Según el Sage Journal of Health Psychology las mujeres que prefieren mantenerse en calma son mucho más inteligentes que aquellas que son activas.

Malas noticias para quienes criticamos a los flojos, ya que un nuevo estudio ha sugerido algo bastante particular, pero que tiene cierta lógica.

Un estudio realizado por un equipo de científicos estadounidenses ha demostrado que las personas inteligentes pasan más tiempo descansando en comparación con sus contrapartes con menor coeficiente intelectual.

Las mentes pensantes no necesitan hacer tanta actividad física, por ello pasan más tiempo remoloneando que la media de las personas. Dicho de otro modo: puede que sea usted perezoso porque es más inteligente que el común de los mortales. Compra la idea, ¿no? Pues ojo porque eso es lo que sugiere una investigación realizada por psicólogos estadounidenses de la Universidad Estatal Apalaches, en Carolina del Norte, y de la Universidad de la Costa del Golfo de Florida, en Fort Myers.

El estudio parte del supuesto de que las personas con un alto coeficiente intelectual se aburren menos porque tienen más en que pensar y, por tanto, pasan largos ratos ensimismados, carburando y gozando de su vida interior, lo que redunda en una menor actividad física.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de científicos, dirigido por Todd McElroy, realizó un examen a un gran número de estudiantes. De allí seleccionaron 30 con un IQ elevado y tendencia a “pensar demasiado” y otros 30 con un IQ más bajo y que se caracterizaban por preferir las actividades físicas.

Durante una semana se les colocó un acelerómetro en la muñeca y descubrieron que, de lunes a viernes, los “pensadores” realizaban mucha menos actividad física que los “no pensadores” y que solo durante el fin de semana se igualaba el esfuerzo físico de ambos grupos.

“Las personas activas tienden a ser más físicas, debido a que necesitan estimular su mente con actividades externas, ya sea para escapar de sus pensamientos o porque se aburren rápidamente”, dijo McElroy. Y agregó: “Para compensar el esfuerzo y el sacrificio de pensar mucho, las personas inteligentes reducen la cuota de actividad física diaria”.

Fuente:

mamasgeniales.com

solterita.online

unsitioparati.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *